Fuertes y fortines
Relaciones interétnicas
La pulpería
El malón

 

Vida en la campaña

Fuertes y fortines

Como resultado de las reformas borbónicas, se produjo la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776 y se designó como capital a la ciudad de Buenos Aires. Uno de los objetivos de ésta, era alcanzar un control político y económico más estricto sobre las colonias que redundara en mayores beneficios para la metrópoli. La ciudad de Buenos Aires se consolidaron como centro de control comercial y la apertura de su puerto al comercio colonial provocó una ampliación de sus funciones.

Así, en el último cuarto del siglo XVIII prosperaron iniciativas tendientes a realizar fundaciones de fuertes y fortines que permitieron la expansión de la frontera en torno a la ciudad de Buenos Aires. Esta decisión de los gobernantes virreinales se debió al desarrollo de una política defensiva en virtud del conflicto permanente que mantenían con el indígena en la región pampeana y también como una forma de organizar a los pobladores que se encontraban dispersos en la campaña.

Ante denuncias de los pobladores sobre el avance de los indígenas entre 1738 y 1739 se construyó el Fuerte de Arrecifes y luego los de Laguna Brava y La Matanza.

Hacia 1779 y 1781, se puso en marcha el "Plan de Fronteras" preparado durante el gobierno del Virrey Juan José Vértiz y Salcedo. El plan consistía en fundar cinco fuertes principales (Chascomús, San Miguel del Monte, Luján, Salto y Rojas) y cuatro fortines intermedios en Ranchos, Lobos, Navarro y Areco. Los fuertes y fortines no sólo concentraron a la población militar y a sus familias sino que crecieron hasta constituirse en pequeños núcleos.

Para la construcción de los fuertes se buscaba, generalmente, un terreno  elevado y allí se establecía una empalizada de troncos dispuestos verticalmente que constituía el muro perimetral del fuerte de planta rectangular y cuya dimensión  oscilaba entre los 100 a 500 m². En su interior, se ubicaban varios ranchos construidos de barro, adobe y paja que funcionaban como vivienda de la oficialidad o del comandante fortinero, barraca de las tropas, arsenal, prisión, depósito de alimentos y capilla. También había un corral para la caballada y un mangrullo, torre de unos 10 m. de altura que servía para divisar a la lejanía a quienes se acercaban al fuerte. Alrededor de la empalizada, se solía cavar un foso ancho y profundo que dificultara el acceso a posibles atacantes.

El número de fuerzas regulares para custodiar la frontera era escaso, al igual que los recursos destinados al mantenimiento de los fuertes. Por esa razón, los pobladores de la campaña participaron en el servicio de las armas y aportaron recursos económicos al sostenimiento de la defensa contra el indio. Los fortines y las guardias fronterizas se diferenciaban de los fuertes por ser los pobladores quienes se constituían en milicia y sostén de los mismos.

Línea de frontera en la campaña bonaerense hacia 1779. Se puede observar la ubicación de fuertes y fortines que darán origen a varios pueblos de la actual provincia de Buenos Aires
Arriba a la derecha versa: Plano que manifiesta la Frontera de las Pampas de Buenos Ayres, que se reconoció por Orden del Exmo. Señor Dn Juan Joseph de Vertiz Virrey y Cap.  General de estas Provincias.


Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires - Dirección de Producción de Contenidos